ATRAPASUEÑOS

Publicado el 14 abril, 2020

Noso, es un extraño personaje con poderes para congelar los sueños. Es silencioso, intrépido, siempre está alerta, es una amenaza en el mundo de los sueños. Psico, el héroe nocturno, trata de resolver este misterio que está paralizando a medio mundo.

Noso el intrépido, se mete en los sueños y los atrapa. Para muchos, el atrapasueños, por el día, les produce malestar, falta de concentración, desmotivación, malhumor, cansancio. Otros descubren sus efectos por la noche, se despiertan varias veces, tienen dificultad para permanecer dormidos, les asusta irse a dormir, padecen insomnio. Psico está alarmado porque cree que va a costar mucho esfuerzo volver a la normalidad, piensa que nunca más se podrá soñar. Para Psico, soñar es como una terapia nocturna, un bálsamo relajante. El tiempo empleado en soñar, cura las heridas. Los sueños reducen la ansiedad, el desconsuelo, la incertidumbre, la inquietud, la desesperación de los episodios emocionales traumáticos vividos durante el día. Los sueños presentan una solución alternativa a la mañana siguiente. Esto hace que se puedan recordar experiencias significativas sin quedarse paralizado o sin revivir intensamente la emoción.

Noso

Cuando el sueño no realiza su función,  las personas permanecen en un estado de ansiedad crónica, sintiendo la misma carga estresante cada vez. Otra de las funciones del sueño nocturno es proporcionar una comprensión del mundo exterior al día siguiente. Por el contrario, la falta de sueño reparador, crea un estado de hipersensibilidad generalizada que provoca dificultades para asimilar las señales emocionales, de modo que las interpreta como amenazantes.

El insomnio es uno de los trastornos del sueño más frecuentes en la sociedad actual. Los dos desencadenantes más comunes del insomnio crónico son de tipo psicológico: las preocupaciones emocionales o inquietud, y la angustia emocional o ansiedad. El insomnio es un trastorno tanto nocturno como diurno. Los pacientes con insomnio se despiertan con sensación de cansancio, y tienen dificultades para afrontar el trabajo cognitivo y emocional. Para su tratamiento se recomienda las terapias no farmacológicas. En cambio, las terapias psicológicas resultan eficaces para restaurar el sueño natural, si van acompañadas de prácticas saludables.

En la situación que nos encontramos, hay una respuesta a la pregunta ¿podremos volver a la normalidad?. Dependerá, en gran medida, de la calidad del sueño. El sueño es necesario para poder sanar las heridas emocionales que trae esta crisis.