TERAPIA DE PAREJA, CADA VEZ MÁS DEMANDADA

Publicado el 16 septiembre, 2014

En el campo concreto de los problemas de pareja la orientación psicológica, previa a la tramitación del divorcio, permite que las parejas tengan la oportunidad de replantearse su relación agotando las posibilidades que la psicología ofrece para resolver los conflictos de pareja. La terapia permite analizar cómo afrontar de forma constructiva los problemas de pareja, a través, primero, de una evaluación adecuada de los mismos, y sobre todo, de una formulación y una intervención operativa sobre los problemas.

La terapia de pareja es una modalidad de tratamiento psicológico cada vez más demandada. En el entrenamiento en habilidades de comunicación y de solución de problemas la pareja resuelve, de forma autónoma, sus problemas actuales y también aquellos que en un futuro pudieran plantearse, es decir que la terapia constituye una aproximación preventiva ya que proporciona las herramientas con que las parejas llegan a solucionar los problemas en el futuro, sin la necesidad de la supervisión del terapeuta.

IMG_2893 - Versión 2

Una característica que se repite en las parejas en conflicto es la manera que muestran a la hora de interactuar con su pareja, es decir, intentan influir en el otro mediante la coerción o la estimulación aversiva del tipo críticas, amenazas, chantajes…, para obtener el cambio que desean. Esto, crea insatisfacción, interacciones tensas y evitación mutua.

El aprendizaje de habilidades de comunicación es un componente importante en la terapia de pareja, es esencial para el buen funcionamiento de la relación de pareja. La comunicación engloba el conjunto de intercambios de conducta verbales y no verbales, que transmiten sentimientos, peticiones, elogios, a través del habla, los gestos, el llanto, la sonrisa…

 Otra característica frecuente en las parejas que permanecen en conflicto, es el hábito de percibir únicamente los fracasos y errores propios o del otro. Unas expectativas excesivas o exclusivas, y por tanto no satisfechas, llevan a infravalorar las gratificaciones del otro y de la vida de relación. El mundo percibido les lleva a suposiciones erróneas. Surge entonces el choque entre las expectativas y la realidad.

Conocer los cambios que cada miembro de la pareja desea en el otro, analizar los procedimientos usados hasta el momento que no han funcionado para promover dichos cambios, los factores que mantienen las conductas no deseadas, los reforzadores, los problemas personales específicos de cada uno que contribuyen a esa incompatibilidad en la relación de pareja, es el trabajo que se va a realizar durante la terapia. No se trata de aplicar sistemáticamente una serie de técnicas sino de adecuarlas a la medida de los problemas de cada una de las parejas. El trabajo del terapeuta se centra en conocer la problemática específica de la pareja para poder diseñar un trabajo a la medida que garantiza los buenos resultados.