ESPACIO DE TRABAJO SIN CONFLICTOS

Publicado el 1 abril, 2015

Nuestro lugar de trabajo ideal sería un espacio sin conflictos. Para la mayoría, lo habitual es que el conflicto produzca sentimientos negativos como incomodidad, irritabilidad, enfado, impotencia, ansiedad, etc. Y puede provocar enfrentamientos, situaciones de disconformidad y tensión. Para gestionar un conflicto es necesario poner en practica una serie de habilidades de negociación, empatía, respeto, escucha y toma de decisiones, entre otras. La clave está en aprender las técnicas de Mediación para prevenir y resolver los problemas en el lugar de trabajo.

Las expectativas que nos llevan a pensar en un trabajo perfecto donde desarrollar al máximo las capacidades profesionales y mantener la armonía, no siempre se cumplen. En toda organización que reúne a un grupo de personas, pueden surgir problemas, consecuencia de las relaciones interpersonales. Cuando un equipo de trabajo entra en conflicto, el 80% de la energía total se dedica a las relaciones interpersonales, en detrimento del rendimiento en la ejecución de las tareas.

IMG_3223 - Versión 2

Conscientes de esta realidad,  y conocedores de los excelentes resultados de los procedimientos de prevención y resolucion de conflictos como la Mediacion para encontrar soluciones en cualquier etapa del conflicto, estamos implementando esta metodología en las organizaciones y empresas que quieren prevenir y acabar con los conflictos laborales. El método impide que se agrave el problema, consigue resolverlo con rapidez y también contribuye a mejorar las relaciones de trabajo. Este modelo para resolver conflictos dentro de los equipos de trabajo es más adecuado, más rápido, más flexible, se adapta mejor a todo tipo de problemas y restringe las discusiones al ámbito confidencial.

Para aprender las habilidades de solución de conflictos es importante conocer nuestra manera personal de enfrentamos a ellos. Cuando los intereses propios y los de los demás entran en conflicto ¿qué priorizamos? ¿Competimos o cooperamos? Las personas competitivas se resisten a cooperar con el otro. El objetivo es ganar siempre, el verbo ceder lo consideran sinónimo de perder. Por otro lado, hay personas que evitan los conflictos, se retiran y se mantienen al margen de cualquier problema. Están también las personas que se acomodan a las situaciones, pasando por alto sus propios intereses para satisfacer los de los demás, su máxima es conservar una buena relación. Las personas con un estilo de colaboración se muestran  firmes ante sus intereses y cooperadores. Las personas que adoptan un estilo de compromiso obtienen resultados altamente efectivos. Darse cuenta de la tendencia personal al resolver conflictos es fundamental para decidir racionalmente qué estilo de afrontamiento de conflictos utilizar en cada situación para encontrar soluciones inteligentes, conseguir objetivos mutuos y mantener una buena relación.

Los protocolos de Mediación específicos para resolver los conflicto laborales de forma rápida y eficaz hacen del lugar de trabajo un espacio sin conflictos.