Encontrar la solución pidiendo ayuda

Publicado el 26 octubre, 2014

Cuando nos sentimos con miedo, muchas veces no lo podemos poner en palabras. Cuando nuestra reacción ante algo que nos asusta es alejarnos, cada vez será más difícil afrontarlo. Por esta razón, cuanto antes pongamos en acción los recursos para solucionarlo antes nos daremos cuenta si somos capaces de conseguirlo por nuestros propios medios o si es necesario pedir ayuda.

Es mucho más fácil decir “tengo hipertensión” que reconocer los sentimientos de tristeza o ansiedad que producen los problemas de pareja, familia o trabajo. Por el miedo al qué dirán o la vergüenza a buscar ayuda, nos quedamos parados pensando que con el tiempo las cosas cambiarán por si solas, o negamos el problema hasta que llega a desbordarnos por completo.

Logo Leer mas