EL MALTRATO PSICOLÓGICO INFANTIL EN LA FAMILIA

Publicado el 29 noviembre, 2013

Hasta fechas recientes, el maltrato psicológico a los niños y adolescentes en la familia ha sido la tipología de maltrato infantil que menos atención ha recibido por la comunidad investigadora y profesional a pesar de las numerosas evidencias que indican que se trata de una de las tipologías más frecuentes, probablemente la más devastadora, y la que más desafíos presenta para su identificación y abordaje.

Numerosas investigaciones han constatado el amplio espectro de efectos negativos del maltrato psicológico infantil a lo largo del ciclo vital, constituyendo un factor de alto riesgo para la aparición de problemas graves y persistentes en el funcionamiento y desarrollo a lo largo de la infancia, adolescencia y madurez. Éstos incluyen, entre otros, problemas en el funcionamiento y desarrollo emocional, problemas comportamentales, en las relaciones interpersonales, problemas de aprendizaje y problemas físicos.

Triste w

Cuando se presenta de forma aislada, los efectos del maltrato psicológico son de una severidad similar y en ocasiones mayor que otras tipologías como el maltrato físico, el abuso sexual o la negligencia. Pero el maltrato psicológico adquiere una relevancia aún mayor porque muy frecuentemente se presenta asociado a otras tipologías y es precisamente su presencia la que provoca las secuelas más usuales y duraderas de aquéllas. Así, en la mayoría de casos de maltrato físico, abuso sexual o negligencia, no es el componente físico el que provoca un daño significativo en el niño, sino el componente emocional negativo que acompaña a la conducta maltratante.

El abordaje del maltrato psicológico presenta numerosos desafíos para investigadores y profesionales.  Entre ellos se encuentran las dificultades para su definición, identificación y valoración de su gravedad, o para la determinación de los límites a partir de los cuales se ha de intervenir en la vida familiar. La disposición de criterios claros para diferenciar, dentro del continuo del comportamiento parental, lo que constituye un comportamiento parental inadecuado o disfuncional y el maltrato psicológico reviste gran importancia (Garbarino, 2011; Wolfe y McIsaac, 2011). Diversos estudios realizados en otros países, han mostrado que comportamientos parentales como gritar, insultar o amenazar a los niños son muy frecuentes en la población general, con porcentajes que se sitúan entre el 45 y el 86% según estudios.

Aproximadamente el 30% de las personas pueden haber experimentado estas situaciones de forma repetida en su infancia, y entre el 4-15% pueden haberlos sufrido en sus formas más severas, crónicas y potencialmente más dañinas.

Fuente: INFOCOP

El artículo completo puede encontrarse en la Revista Psicothema:

Arruabarrena, I.; De Paúl, J.; Indias, S. y Ullate, M. (2013). Psychologists and child psychological maltreatment severity assessmentPsicothema, vol. 25 (4), 482-487.