Centros Escolares

Publicado el 16 mayo, 2013

El programa de mediación escolar enseña a los niños a abordar los conflictos de manera productiva. En ocasiones no podemos evitar que se enfrenten a discusiones, pero si podemos enseñarles aptitudes que les permitan expresar sus opiniones y emociones de forma más adaptada y a respetar las de los demás.

Los niños son capaces de mostrar signos de empatía desde edades muy tempranas. Aprenden a escuchar a los demás,  a tener en cuenta al otro, a reflexionar sobre su comportamiento, a pedir disculpas, y reparar el daño ocasionado. Con el programa de mediación escolar se consigue fomentar la conducta prosocial como un instrumento para relacionarse de una forma más satisfactoria y desarrollar la personalidad durante la infancia y la adolescencia.

Los niños aprenden a regular sus emociones, plantearse las consecuencias de sus conductas, pensar antes de actuar y tener en cuenta los sentimientos de los demás. Todo esto permite progresar en los distintos ámbitos de la vida y superar las dificultades de convivencia de forma constructiva. Pretendemos convertir el conflicto en oportunidades para que comprendan que forma  parte del mundo de las relaciones. El conflicto nos da la posibilidad de encontrar nuevas formas de relacionarnos con los otros.

“La mediación escolar permite gestionar la diversidad cultural y mejorar la convivencia de los centros educativos”.