El sueño de los niños pequeños

Publicado el 25 noviembre, 2019

Desde distintas asociaciones y también de manera particular estamos manifestando nuestro desacuerdo con las recomendaciones publicadas en el capítulo dedicado a los trastornos del sueño de los niños pequeños en la Guía de trastornos del comportamiento en niños y adolescentes, impulsada por la Consejería de Sanidad y el Hospital Niño Jesús, Madrid.

El 19 de noviembre del 2019 la Comunidad de Madrid ha comunicado en su página web que el Hospital Niño Jesús publica la primera guía práctica para padres sobre Trastornos del comportamiento de niños y adolescentes en la que se explica cómo reconocer estos trastornos, qué son, qué hacer y cómo prevenirlos.

Como expresa el manifiesto promovido por el Centro de Estudios del Sueño Infantil, los profesionales de la salud y la educación infantil consideramos que en base a la evidencia científica más actual las pautas que proponen en esta guía no son adecuadas para solucionar los problemas de sueño infantil, pudiendo producir efectos negativos a corto, medio y largo plazo que no compensan el haber alcanzado su único objetivo, esto es, la consolidación del sueño en solitario del menor.

A continuación, se enumeran las recomendaciones dirigida a los padres respecto al sueño de sus hijos tal y como se pueden encontrar en el apartado sobre Insomnio, “¿Qué hacer en los niños pequeños?”, en la página 25 de esta guía.

  • No acunes ni mezas a tu bebé para ir a dormir.
  • No le duermas en brazos.
  • No interpretes el despertar de tu bebé como hambre, sed o miedo.
  • Si se despierta no le cojas ni le des de comer, se acostumbrará a ello.
  • Para muchos niños dormir es una pérdida de tiempo, se niegan o se inventan necesidades y te llama, no cedas, si lo haces le estás enseñando malos hábitos.
  • Si al llevarle a su cama llora desesperadamente cada noche, déjale en su cuna o cama y sal del cuarto.
  • No entres en la habitación, es teatro, espera al menos cinco minutos. Si al entrar se calla, no le cojas ni le hables, sal diciendo “ahora a dormir”.
  • Si se despierta cada noche y te reclama para que le duermas, déjale llorar 30 minutos. Después entra para comprobar que está bien, algunos vomitan del enfado. No le hables, no le cojas, sal de la habitación y dices “ahora a dormir”.
  • Así durante tres periodos de media hora. Antes del tercer día tu hijo no te reclamará, habrá aprendido a dormir sin tu ayuda.

Es muy importante informar a las familias en particular y a la sociedad en general, es decir, no solo a los padres y madres, sino también a los profesionales de la salud, educadores y cuidadores, sobre la adquisición de correctos hábitos del sueño desde la infancia. La adecuada difusión de guías de la salud debería contemplar prácticas convenientes que ayuden a mejorar la vida en lugar de crear una dificultad mayor en el futuro. Por esto, consideramos la revisión del apartado sobre los trastornos de sueño de los niños, y se complemente con información actualizada basada en la evidencia científica que muestre los beneficios de los tratamientos alternativos para el sueño.

Fuente: Manifiesto de la Asociación Atlas en defensa de la Adopción y Centro de Estudios del Sueño Infantil.